Noticias

Piden juicio oral contra comerciante libanés acusado de Conducta Conducente a la Quiebra

« Volver al listado
Miércoles, 31 de diciembre del 1969 20:00

Fiscal Marcelo Saldívar

El fiscal Marcelo Saldívar, titular de la Unidad Penal número 3, requirió el juzgamiento público de un comerciante libanés, a quien acusó por el hecho punible de Conducta Conducente a la Quiebra. Se trata Ziad Tarif, quien cuenta con arresto domiciliario. Mientras, su hermano Mohamad Tarif tiene imputación en rebeldía y hasta el momento se mantiene prófugo de la justicia. El requerimiento conclusivo fue presentado en el Juzgado Penal de Garantías n.º 3, a cargo de Carlos Vera Ruiz.

Esta causa penal inicialmente estuvo en la Unidad n.º 9, a cargo del fiscal Osmar David Legal, hasta que la defensa de los encausados lo recusó y la pesquisa quedó a cargo del fiscal Marcelo Saldívar, quien ahora presentó el acto conclusivo.

Según la investigación, los citados extranjeros crearon una empresa denominada “Verona S.R.L.”, el 4 de febrero del 2011, que inscribieron en la Dirección General de los Registros Públicos, con la aparente intención de embaucar a numerosos comerciantes. Establecieron como objetivo de la firma la importación-exportación, distribución, comercialización de perfumes y afines, como mercaderías lícitas en general. De igual modo, fijaron como capital social la suma de G. 2.250.000.000.

Posteriormente, la firma comenzó a ejercer actividades comerciales en Ciudad del Este y entabló relaciones con varias empresas del ramo a nivel local, obligándose con las mismas a través de distintos medios de pago quirografarios, especialmente cheques.  Sin embargo, planteó un juicio de convocatoria de acreedores ante el Juzgado en lo Civil y Comercial del quinto turno de la capital del Alto Paraná, aparentemente con la intención de desligarse de las responsabilidades asumidas. Esto considerando las numerosas situaciones anómalas -una de las cuales surge con absoluta evidencia- del balance general provisorio presentado por “Verona S.R.L.”, donde consta un pasivo de 83.029.205.754 de guaraníes en una empresa constituida con un capital social de 2.250.000.000 de guaraníes.

“Ciertamente es imposible que pueda operar con normalidad, arrojando un pasivo que supera dicho capital, conforme a las pautas elementales y exigencias de una administración económica prudente, lo que inexorablemente derivó en la cesación de pagos de la empresa y la consecuente acción judicial de convocación de acreedores”, sostiene la investigación fiscal.

Añade el escrito fiscal, “conforme se puede advertir en los términos del acto constitutivo de la firma Verona S.R.L., y el balance de pasivo declarado, surge la sospecha de que la misma fue fundada con una base de capital claramente insuficiente para la finalidad de la empresa”.

 

 
« Volver al listado
 
 
 
© 2016 - Todos los Derechos Reservados.