Noticias

Antisecuestro: Elevan a Juicio Oral y Público causa por supuesta Coacción y otros ilícitos

« Volver al listado
Viernes, 15 de marzo del 2019 00:58

Agente Fiscal Federico Delfino

La causa penal abierta por la comisión de los hechos punibles de Coacción, Coacción Grave, Extorsión, Extorsión Agravada y Asociación Criminal, previsto y penado en los art. 120, inc. 1°,  art.121 num. 1, 185 inc. 1°, 186 y 239 inc.1° num. 1, 2, 3, 4 y 5 del Codigo Penal, en calidad de autor en la que está acusado Carlos Alberto Chávez fue elevada a Juicio Oral y Público por el juez penal de Garantías interviniente.  El mismo fue acusado por el agente fiscal delegado de la Unidad Especializada en Hechos Punibles Contra la Libertad de las Personas (Antisecuestro y Antiterrorismo), Federico Delfino.  

Según  los antecedentes, Carlos Alberto Chávez se encontraba recluido en ese entonces en la Penitenciaria Regional de Ciudad del Este por varios hechos de Extorsión, cuando habría trazado nuevamente un plan que concretó el 24 de abril de 2018, al realizar una llamada telefónica a una línea baja utilizada por la víctima identificada como Luis Jesús Oneto Bonzi, haciéndose pasar por una persona de voz femenina muy parecida a la voz de la hija de la víctima y le manifestó presuntamente con voz afligida y llorosa que unos bandidos subieron a su auto y que la tenían privada de su libertad bajo amenazas.

Posteriormente, el hoy procesado habría pasado la llamada a uno de los supuestos captores, quien le ordenó que le proporcione un número de celular a fin de iniciar las negociaciones para la liberación de su  hija. Es así que, Luis Jesús Oneto Bonzi facilitó las coordenadas de un aparato celular para seguir con la negociación y fue ahí donde el supuesto captor se comunicó exigiendole primeramente la suma de 100.000 dólares americanos para la presunta liberación.

Siguiendo con la negociación, la víctima mencionó a  Chávez que no disponía de esa cantidad de dinero, exigiéndole entonces, el supuesto captor la suma de 50.000 dólares americanos, como el señor Oneto tampoco contaba con dicha suma el negociador le exigió  25.000 dólares americanos, manifestando igualmente que no poseía esa suma de dinero y que no tenía forma de conseguirla, atendiendo que la negociación  se estaba realizando en horas de la tarde y que las entidades financieras o bancarias de donde podría solicitar un crédito se encontraba cerrada. Tras no contar con todo el dinero que le habría solicitado el presunto captor, Oneto entregó supuestamente de 5.000.000 de guaraníes a cambio de la liberación de su hija.

Posteriormente, el Ministerio Público en colaboración con el personal policial del Departamento Antisecuestro de la Policía Nacional realizaron tareas de investigación e inteligencia y mediante el informe expedido por las telefonías, en cuanto a las llamadas y mensajes de texto entrantes y salientes utilizadas supuestamente para las operaciones irregulares, se pudo ubicar el aparato celular.

De este modo, mediante un procedimiento en la Penitenciaría Regional de la ciudad de Emboscada se incautó del poder del interno Carlos Alberto Chávez el teléfono celular que coincidía plenamente con el utilizado para la realización del ilícito investigado.

El órgano juzgador consideró que las pruebas ofrecidas por el representante del Ministerio Público están vinculadas de manera directa a los hechos acusados y al procesado, las que serán de utilidad al momento de la sustanciación del Juicio Oral y Público donde las partes junto con el Tribunal Colegiado de Sentencia las podrán valorar debidamente.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

    

 

 
« Volver al listado
 
 
 
© 2016 - Todos los Derechos Reservados.